David gana de nuevo a Goliat: Telecinco 0 – P.Herreros 2

               Campofrío, Bayer, Nestle, Donuts,… uno tras otro los anunciantes del programa ‘La Noria’ en Telecinco fueron cayendo, como fichas de dominó, hasta que el espacio televisivo tuvo que desaparecer –o renacer con otro formato menos sensacionalista, depende de cómo se mire-.

               Pablo Herreros, el bloguero que impulsó el movimiento de protesta, descubrió la semana pasada que Mediaset había interpuesto una querella criminal contra él que el Juez había admitido a trámite, por lo que debía testificar como imputado por delitos de amenazas y coacciones en el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, el próximo 4 de diciembre. La cadena pedía 3,7 millones de euros y tres años de prisión para él. 

El 0-1

               Hace poco más de un año el programa invitó a la madre de uno de los principales implicados en el asesinato de Marta del Castillo, el Cuco, que había sido condenado por el Juzgado de Menores de Sevilla a dos años y once meses de internamiento por un delito de encubrimiento. Rosalía García cobró alrededor de 10.000 euros por ser entrevistada.

               A raíz de aquella aparición, Herreros pidió a las empresas que retiraran la publicidad del programa a través de una publicación en su blog y una petición en una web de activismo ciudadano que obtuvieron miles de respuestas. El mensaje era claro: libertad de expresión sí pero sin pagar a delincuentes o a sus familiares.

                Dicho y hecho, las empresas no tardaron en sumarse a la iniciativa, compartiendo un mismo mensaje (oportunista o no): “no todo vale”. Y sin anunciantes, sin dinero y sin pedir disculpas, de un día para otro dejó de girar la noria.

El 0-2

                Telecinco meditó durante meses su siguiente paso, hasta que en julio de este año interpuso la querella. Alegaba que se había coaccionado y amenazado a las empresas, y lo fundamentaba en una frase extraída de una carta que se había enviado a las marcas: “si no se adhirieran a nuestra propuesta, seguiríamos exigiéndoselo en adelante y promoveríamos un boicot de sus productos”. El propio Herreros pidió disculpas seis días después de escribir la carta al considerar que era una frase “desafortunada”, según explica en su blog.

               ¿La respuesta? Una nueva ola de protestas y de voces en defensa del bloguero, así como una nueva petición a las marcas de que quitaran la publicidad de la cadena hasta que se retirara la querella, al considerarla una “venganza contra una persona que simplemente denunció lo que le parecía injusto”.

                La petición, promovida por el periodista Mario Tascón por el mismo medio, pronto consiguió las 170.000 firmas. Además, la empresa Trivago, encargada de comparar precios de viajes, informó de que retiraría la publicidad de la cadena durante el mes de diciembre –aunque denunciando el “acoso al que se estaba viendo sometida desde la puesta en marcha de la petición”-.

                Ayer, sin embargo, Telecinco decidió retirar la querella en vista de la presión ejercida desde las redes.  Una buena noticia para (casi) todos, desde luego.

Amenazas, coacciones y redes sociales

                Aunque el caso no ha seguido adelante, resulta igualmente interesante analizar si efectivamente la actuación de Herreros podía haber constituido un delito de amenazas o coacciones.

                El Código Penal tipifica como delitos amenazar a otra persona con causarle un mal que a su vez constituya un delito de los establecidos en el artículo 169 (amenazas), y también impedir a otro con violencia hacer algo que la ley no prohíbe u obligarlo a hacer algo que no quiere (coacciones).

                Por tanto, se trataría de determinar si las empresas que retiraron la publicidad lo hicieron de forma voluntaria o presionados por los consumidores. Y en todo caso, también se debería dirimir si Pablo Herreros presionó a los ciudadanos para que firmaran la petición o para que dejaran de consumir los productos de las marcas en contra de su voluntad. Las cartas emitidas por los anunciantes -no la de Trivago, pero es posterior a los hechos juzgados- así como el elevadísimo número de personas que se unieron al movimiento, sin embargo, hacen pensar que no hubo ningún tipo de violencia para conseguir que se accediera  a dicha petición.

                En realidad, podríamos decir que nos encontramos con uno de los efectos propios de la magia de Internet, que consigue convertir una idea individual en una causa compartida por miles de personas. Porque por mucho que Pablo Herreros pidiera la retirada de los anuncios de ‘La Noria’ o se propusiera dejar de comprar los productos de estas marcas, fue la repercusión de la propuesta en las redes lo que la convirtió en un verdadero movimiento de presión. Parece pues que este éxito no depende tanto de una posible violencia ejercida por Herreros, como de la viralidad en Internet y el objetivo perseguido, que fue capaz de ganar muchos adeptos. Resumiendo: enhorabuena, Pablo

Advertisements
Categories: V·A | 3 Comments

Post navigation

3 thoughts on “David gana de nuevo a Goliat: Telecinco 0 – P.Herreros 2

  1. rosa

    molt bó aquest article !!!

  2. Marta

    La força d’internet i les xarxes socials. Un article molt interessant!! Volem més!!

  3. sara

    Això demostra el poder de la pressió social sobre els poders establerts, meravellosament explicat!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

V·A

El MUNDO, tal y como yo lo VEO - tal y como yo lo SUEÑO

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

Anónimos Extraordinarios

La magia de la gente corriente

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: